Las observaciones en si se pueden aprender muy fácil. En un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 97% de las mujeres pudieron identificar los cambios del flujo cervical en el primer ciclo. La mayoría de las personas están familiarizadas con tomar una lectura de temperature y consideran que se necesita un poco de esfuerzo el establecer el hábito de tomarla al despertar (nota, la temperatura no se utiliza en todos los métodos). Sin embargo, la situación y el patron de los ciclos son únicos en cada mujer, por lo que la atención personal es un componente básico en el proceso de la instrucción y el aprendizaje. Este seguimiento normalmente se hace cara a cara, pero hay situaciones en las que una llamada telefónica o correo electrónico es utilizado. Es fundamental que la pareja aprenda la utilización de la PFN de un instructor certificado.