Hay muchas muy buenas razones para usar la PFN.

Razones Biológicas, como la salud y la preocupación por los efectos secundarios de la utilización de métodos artificiales, incluida la esterilización. Muchas parejas no quieren corer el riesgo de los efectos secundarios dañinos solo por conveniencia. Algunos han comenzado con Depo-Provera para simplificar sus vidas pero aumentan de peso o sufren depression, por mencionar solo dos simples efectos. Otros deciden que solo quieren estar libres de hormonas y así como compran o cultivan vegetales libres de químicos, se dan cuenta que quieren cuidar su propio cuerpo. Todos los métodos artificiales de control de natalidad implican riesgos médicos; por lo tanto ponen en riesgo a una mujer sana ya que implica la ingesta de drogas peligrosas o el uso de dispositivos peligrosos sin darnos cuenta de todos los cambios hormonales que la mujer sufre al estar utilizando estos métodos artificiales. La fertilidad de la mujer es algo natural y sano y el uso de métodos artificiales de control natal reprime estas funciones normales y sanas del sistema reproductor de la mujer lo cual puede ocasionar problemas de fertilidad o cancer en el futuro.

Razones Psicológicas, como la positiva iteracción que ocurre cuando la pareja logra comunicarse en lago tan importante como es traer una vida al mundo o posponerla. Estudios muestran que el 70% de las parejas encuestadas que usan PFN indicaron que la práctica de PFN aumento el nivel de comunicación con sus conyúges. Un esposo relata:

“Nunca pense que después de 20 años de matrimonio sentíria la intensidad del deseo que sentí por mi esposa la primera vez cuando nos casamos. Si, todavía nos queríamos, pero faltaba algo. Simplemente lo atribuí a ser mayor, tener hijos, estar juntos por tanto tiempo. Algo sorprendente sucedió cuando aprendimos la PFN: la abstinencia nos devolvió la frescura, la anticipación que habiamos disfrutado cuando recien nos casamos.
Estábamos usando un método de barrera para la planificación familiar antes de PFN, pero odiaba prepararme para tener intimidad con mi esposa. Parecía incorrecto establecer una barrera con la persona con la que tenia la mayor intimidad posible; contradecía la unidad del acto conyugal. La PFN es mucho más espontanea y congruente con lo que significa el tener una relación íntima, comprometida y amorosa”.

Razones Morales y éticas; el reconocimiento y la conscientización de que algunas formas de anticoncepción realmente interfieren con el proceso de implantación del bebe después de la concepción; por lo tanto estos métodos pueden actuar como abortivos. En palabras de un esposo “Había escuchado que los anticonceptivos hormonales pueden causar abortos muy tempranos al evitar la implantación, asi que le pregunté a mi medico al respecto. Ella me dijo que esto no es cierto. Sin embargo, cuanto más leía que realmente existía la posibilidad de que esto fuera cierto. No estoy dispuesto a arriesgarme. También creo que es injusto de mi parte como hombre, pedirle a mi esposa que niegue o reprima su biología natural solo para que pueda estar sexualmente disponible sin preocuparnos por un embarazo. La justicia require que ambos compartamos la responsabilidad de la planificación familiar. PFN cumplió esto por nosotros”.

Razones filosóficas y religiosas, como la fidelidad a las creencias religiosas y la comprensión de la sexualidad como parte de una diensión unitive y procreadora, partes inseparables de un todo. La PFN permite a la pareja respetar esta parte de quienes son y practicar una paternidad responsable. El uso de anticonceptivos artificiales sitúa una barrera entre el marido y la mujer, y limita la expression física maás intense del amor humano. Cuando nuna se require la abstinencia por parte de la pareja, las relaciones conyugales pueden perder su más profundo significado. Es fácil para un marido y una mujer usarse el uno al otro en vez de amarse el uno al otro.

La PFN nos ayuda a apreciar el ciclo de vida, el darnos cuenta como Dios nos creó y como todo esta perfecta y bellamente diseñado nos da la oportunidad de ser agradecidos de lo maravilloso de nuestros cuerpos y nuestra sexualidad. Como dice el Salmo 139, ¡fuimos creados maravillosamente. La PFN permite vivir congruentemente con las enseñanzas de la iglesia católica. No ponemos un obstáculo entre nuestra relación con Dios; sino al contrario, esta relación se ve fortalecida.